5 hoteles rurales con mucho encanto para familias

Cada vez somos más los que buscamos escapadas en el medio rural, pasar unos días en el campo rodeados de naturaleza, conocer pueblecitos como en los que se criaron nuestros abuelos, enseñar  a nuestros peques los animales de granja y las labores de labranza y disfrutar comiendo sano esos tomates que sí saben a tomates y esos huevos y pollos con un color tan llamativo para los de ciudad que casi nos parece que los hayan pintado.

La oferta de alojamientos rurales es muy amplia, ha incrementado mucho en los últimos años, e incluso seguro que más de uno se ha planteado en algún momento abrir su casita rural. Pero los que hemos pisado distintos tipos de casas y hoteles rurales sabemos que la calidad de uno a otro puede ser como del día a la noche y cuando viajamos con nuestros hijos no nos la queremos jugar. La popular web Ruralka nos ofrece unas garantías de calidad, realizando una cuidada selección de todos sus hoteles. Tienen además toda una sección de hoteles rurales con encanto para estancias con niños, de entre todos ellos nos proponen como destacados los siguientes:

Hacienda de Orán (Sevilla): una preciosa hacienda sevillana en una explanada de olivos y palmeras. El  recinto está amurallado y lo corona un Torreón en el lado oeste, cuenta con caballerizas y un Museo de Carruajes. Sus jardines y la piscina te permiten pasar una tarde relajada mientras los niños se divierten chapoteando o corriendo por esta campiña andaluza sembrada de historias de bandoleros. Organiza paseos a caballo y en coche de caballos, rutas en bicicleta y muchas otras actividades y visitas culturales.

 

Molí del Mig (Girona): Su arquitectura te cautiva desde el primer vistazo, sus cubos cabaña atraen la atención de arquitectos de todo el mundo.  Para que los peques se diviertan y jueguen, colocan una tienda de campaña en la praderita delante de tu cabaña. El hotel tiene una ubicación estratégica para realizar rutas en bicicleta, cuenta con piscina, spa y en su restaurante disfrutaréis de una comida tradicional de la zona.

 

Los Ánades (Guadalajara): además de habitaciones, tienen lofts rurales de 70m2 con cocina, salón, estufa de leña, 2 baños completos y porche con jardín, especialmente pensados para familias. En uno de ellos hasta se pueden llevar mascotas. Cuenta con un spa, un pequeño gimnasio, una sala de juegos para niños, una biblioteca con chimenea y una zona de inicio al golf. Su restaurante, muy familiar, ofrece comida casera de muy buena calidad.

 

Husa Sant Bernat (Barcelona): paz y tranquilidad en un ambiente muy agradable en la sierra del Montseny, con una decoración tradicional de montaña con cierto toque inglés. Tiene piscina, sala de juegos, organizan salidas guiadas de senderismo, rutas a caballo y una actividad que a los peques les encantará, excursiones guiadas con sus perros San Bernardo.

 

Casa da Cisterna (Guarda, Portugal): un precioso hotel rural enclavado en el interior de las murallas de un pequeño castillo en una villa medieval. Su idílico jardín está lleno de plantas aromáticas y tiene piscina, los chavales nunca dejan pasar un buen chapuzón. Organizan paseos en burro de raza mirandesa, paseos guiados para la observación de aves, paseos en Todo Terreno para visitar el Parque Natural do Douro Internacional y la Reserva Privada Faia Brava.

Una buena selección de hoteles con mucho encanto para familias con más encanto todavía.

 

2 Comentarios

  1. casas rurales en la alpujarra - 19 Abril, 2016

    Todas son buenas opciones pero el sur tiene un encanto especial que no se puede expresar con palabras, hay que ir. Saludos!

Escribe tu comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar