Sacos de dormir para todos los gustos

Ya ha llegado el buen tiempo y con él apetece salir a disfrutar del aire puro de la montaña, hacer pic-nics en el campo y salir de camping en familia. Desde que era pequeña me encantaba dormir rodeada de naturaleza y mirando todo un cielo estrellado, sin embargo siempre tenía algún problema con mi saco de dormir.

Muchas veces no era lo suficientemente calentito y otras no me dejaba libertad de movimiento, ¡con lo que yo me movía! Hoy en día nada de esto es un problema pues el mercado ofrece sacos de dormir para todos los gustos. Os presentamos una selección de los más sorprendentes:

Musuc’Bag: es la evolución al saco tradicional, pues este tiene brazos y piernas. Permite muchos movimientos, además tiene bolsillos para guardar las típicas cosas de camping como linternas, chuches…. Su temperatura de confort son 7º . Lo tienen para niños por unos 50€ y para adulto por 120€. También podéis usarlo para disfrazaros de astronauta.

Saco SleepMover 5º: Decathlon vende este fantástico saco con brazos y posibilidad de remangarlo para sacar las piernas e ir a dar un paseo nocturno a buscar luciérnagas. Es idóneo para temperaturas cercanas a los 5 ºC. Su precio ronda los 50€. El más pequeño mide 170 cm, así que los más chiquitines sólo podrán disfrutar de él viéndoselo puesto a sus papás o hermanos mayores.

Exped DreamWalker 650: un saco de dormir sin mangas y con hueco para sacar los pies. Aunque parezca algo extraño, está concebido para la alta montaña y aguanta temperaturas de -6º. La idea es usarlo como un saco tradicional de momia para dormir y poder ponértelo tipo chaqueta cuando ya empieza a refrescar en el campamento pero aún estás haciendo actividades, ya que te permite moverte a tus anchas. Son de talla adulto y cuestan a partir de 360$.

Saco de dormir con patas japonés. Si os gusta dormir con los brazos juntitos contra el pecho pero dais muchas patadas, quizás este sea el vuestro. Lo encontré en la web de Kirainet.com pero no sé ni dónde se vende ni lo que abriga, eso sí cuesta unos 300€.

Saco tiburón Chumbuddy: quizás no sea el más apropiado para llevárselo de camping pero seguro que tus peques se lo pasan bomba con él en las fiestas de pijamas. Mide dos metros, así que este tiburón puede comerse a un niño o a un papá. Cuesta 200$.

¿Con cuál os quedáis?

 

*En los enlaces de cada saco podréis encontrar la web donde lo venden

Escribe tu comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar