Venecia, una escapada muy romántica

Venecia, una escapada muy romántica

Ahora que está tan cerquita San Valentín quiero recomendaros un destino muy romántico al que podéis llevar también a los peques: Venecia. Aunque a priori no parece una ciudad en la que haya mucho para hacer con niños, la verdad es que se pueden encontrar muchas cosas con las que los ellos disfrutarán tanto como los mayores. Además, como toda la ciudad es peatonal, los peques podrán corretear por las calles sin tener que preocuparos por el tráfico.

La Piazza San Marcos es el corazón de Venecia y principal atractivo turístico, con su imponente Basílica, el Campanile y el Palacio Ducal al frente. Está llena de cafeterías y tiendecitas, tomarse un café en plena plaza mientras se disfruta de música clásica en directo es toda una delicia, eso sí preparad el bolsillo para pagar unos 50€ por dos capuccinos y dos Coca-Colas. A los niños les encanta salir corriendo detrás de las palomas o echarles miguitas de pan y por supuesto probar los riquísimos helados de las muchas gelaterias que aquí se encuentran.  La plaza es el lugar más bajo de la ciudad, por eso se inunda frecuentemente en cuanto sube un poco el nivel del mar. En estos casos, para que este centro neurálgico de turistas siga siendo transitable, las autoridades colocan unas pasarelas por las que se puede caminar. Si vais en uno de estos momentos de acqua alta es muy recomendable que los peques lleven botas de agua por si alguno acaba en el charco.

Viajar a Venecia con niños

Otro de los mayores atractivos de la ciudad son sus puentes, el más famoso es el Rialto, es también el más antiguo de los que cruzan el Gran Canal. Está siempre a rebosar de turistas pero merece la pena esperar un buen momento para hacerse una foto allí. Muy cerquita está el mercado Rialto que bien vale una visita para catar su fruta y verdura. Otro famoso es el Puente de los Suspiros, aunque suena a enamorados, el nombre se debe a que era el camino que seguían los condenados a muerte y desde sus ventanas suspiraban al ver por última vez la Laguna Veneta.

Moverse por los canales en el vaporetto puede ser muy divertido para los niños, pero seguro que les gusta todavía más un bonito paseo en góndola y no digamos ya si el gondolero entona canciones tradicionales mientras atravesáis las calles de la ciudad. ¡Es toda una experiencia! Como la ciudad es pequeñita se puede recorrer a pie, es apta para carritos aunque en algunas partes las aceras adoquinadas y los escalones os lo pondrán algo más difícil. En algunos barrios, las estrechas callejuelas parecen un laberinto, no es extraño descubrir que habéis pasado 2 veces por el mismo sitio intentando llegar a otro lugar, esto tiene su gracia. No os privéis de entrar a las miles de tiendecitas tradicionales y de souvenirs, a los niños les encantará curiosear entre las máscaras y antifaces típicos de carnaval.

Viajar a Venecia con niños

Y si queréis ponerle banda sonora a esta escapada, sólo hay que poner la canción de Venecia de los Hombres G, que aunque a los niños les parezca arcaica ¡es la mar de divertida!

Escribe tu comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar