Viaje de esquí a Andorra con peques

Viaje de esquí a Andorra con peques

Nos gusta programar nuestras vacaciones con mucha antelación, así casi siempre conseguimos mejores precios. Además cuando volvemos de un largo viaje no podemos evitar empezar a pensar en el siguiente… Así que ya le estamos dando vueltas a nuestras vacaciones de navidad.

Este año en las vacaciones de invierno nos gustaría recuperar una vieja tradición que teníamos como pareja, ahora como familia: irnos a Andorra a esquiar en la semana de Reyes.

esquiar con niños grandvalira

Llevamos más de un año pensando en iniciar a nuestros hijos en el esquí y creo que este invierno ha llegado el momento y que así puedan seguir nuestras aventuras en la pista. Nuestras estaciones favoritas en Andorra son Pas de la Casa y Soldeu, en Grand Valira así que este año pretendemos volver a ellas. Grand Valira es un lugar ideal para que los niños aprendan a esquiar pues tiene 6 jardines de nieve, perfecto para peques entre 3 y 5 años donde aprenden este deporte entre juegos y actividades. También hay 6 circuitos infantiles gratuitos, son circuitos temáticos para esquiar en ellos y pasar pruebas o sortear obstáculos. En este sector además encontramos la tirolina más larga de los Pirineos y una zona con snow tubing, saltos y circuito de motos de nieve. ¿Qué más se puede pedir para una carta a los Reyes?

esquiar con niños grandvalira

Casi siempre nos alojamos a pie de pista, con niños me parece lo más cómodo porque si ya cuesta cargar con tus tablas por la Nieve, si además tienes que llevar las de tus peques empiezas la jornada agotado! Solemos buscar el alojamiento en Internet, en páginas como Esquiades, para encontrar un buen alojamiento cerquita de pista para esquiar en Grandvalira toda la familia.

Cuando íbamos en pareja aprovechábamos el horario de pistas a tope. Quizás con los niños hay que hacer una retirada más temprana, descansar un poquito en el alojamiento y así aprovechar la tarde para hacer algún otro plan.

esquiar con niños grandvalira

Planes para las tardes tras el esquí en Andorra

Una que no ha fallado en ninguna de nuestras visitas a Andorra es la visita a Caldea. Este centro termolúdico es uno de los más grandes de Europa, y de los mejores en los que hemos estado. Lo que más me gusta es su río, que sale al exterior y cuando está nevando te caen los copos helados en la cara mientras tu cuerpo está sumergido en el agua calentita. Un contraste  delicioso. Desde nuestra última visita lo han mejorado, incorporando una zona infantil llamada Likids. Así que estamos deseando conocerla, seguro que a nuestros hijos les encanta y con tanta relajación caen rendidos en la cama.

Andorra con niños Caldea

Si a vuestros peques aún les queda energía, pueden probar el patinaje sobre hielo en el Palau de Gel de Canillo o incluso el karting sobre hielo. Hace que no patino sobre hielo muchísimos años y me encantará volver a probarlo, pero eso sí, os recomiendo protecciones porque el año pasado practicando patinaje en línea me caí, no llevaba coderas y me rompí un codo del que todavía me resiento. Así que la próxima vez que yo o los míos volvamos a una pista de patinaje de cualquier modalidad, no olvidaresmo coderas, rodilleras, casco y guantes.

Tarde de tiendas en Andorra la Vella. Es cierto que Andorra no es lo que era en cuestión de compras respecto a cuando éramos nosotros los críos. Ya no hay tanta diferencia de precios con España, solo en productos de impuestos muy altos (alcohol, tabaco o gasolina) es donde se nota gran diferencia. Aún así una tarde de shopping en la capital no se nos escapa. Hay muchas tiendas de deporte donde encontrar buenas ofertas de equipación de esquí, especialmente al final de la temporada. También abundan las tiendas de quesos y otros productos de la zona. A esta tienda de la vaca somos asiduos. Y qué decir de las perfumerías, tiendas de moda y de regalos! La próxima vez con nuestros hijos seguro que incluimos a la lista alguna de juguetes!

Andorra con niños tiendas

No podéis visitar Andorra sin cenar en una de sus bordas. Las bordas son edificios rústicos usados antiguamente como cuadras y lugar de almacenaje del heno y los aperos de labranza. Han sido reformadas y convertidas en restaurantes donde degustar la cocina tradicional andorrana. Algunas de las más populares son la Borda del Tremat, donde recomiendan su bacalao o la Borda de L’Avi, en esta última hemos estado personalmente y la recuerdo fantástica, probad sus carnes a la brasa, para chuparse los dedos.

Y si creéis que una mañana de esquí y nieve a tope ya es suficiente palizón para vuestros peques, entonces lo mejor es llevar un par de juegos de mesa o unas películas para pasar las tardes tranquilitas en el apartamento. Si tenéis chimenea y fuera está nevando idílico total para unas vacaciones de Navidad.

Escribe tu comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar